Actualidad y Noticias:

Toda la actualidad del sector inmobiliario la podrás encontrar en nuestra sección de noticias.

Un tipo de pintura para cada espacio

La pintura es la que da el toque definitivo a cualquier estancia, la que marca el estilo y también la que protege las paredes, ya sean interiores o exteriores. Por eso, es muy importante fijarse no solo en el color o el efecto, también en su calidad y su composición

La gama de productos que hay en el mercado es casi infinita, y acertar en la elección a veces puede parecer complicado. ¿Qué criterios se deben tener en cuenta? El fundamental es el uso de la estancia que se va a pintar. Luego llegará el turno de los colores y los acabados.

1. Salones

El salón es la estancia principal, por tanto, la decoración de las paredes es especialmente importante en ella. Dejando a un lado las pinturas acrílicas plásticas, que se pueden aplicar en cualquier espacio de la vivienda, esta es la sala donde las pinturas decorativas y los estucos pueden cobrar un mayor protagonismo y crear ese estilo propio que deseas para tu hogar.

Estuco veneciano, pinturas con efecto óxido o degradado, tierras florentinas o esponjados: hay muchas posibilidades. Este tipo de pinturas tienen, además, la ventaja de que no se degradan con facilidad y de que en muchos casos su superficie se puede limpiar sin grandes problemas.

2. Dormitorios

En estas estancias de la casa caben varias posibilidades. En el dormitorio principal se pueden emplear las mismas pinturas que en el salón para conseguir un efecto muy decorativo. Pero, en el caso de las habitaciones infantiles, conviene primar la resistencia a la estética.

Cuando hay niños en casa, lo ideal es decorar sus habitaciones con pinturas que sean especialmente resistentes a la suciedad, las manchas y los roces y que se puedan limpiar con facilidad. En ese sentido, las pinturas plásticas son una opción perfecta. Pero hay otra que a ellos les encantará, sobre todo si tienen espíritu de artistas: vestir una de las paredes con pintura de pizarra.

3. Zonas de paso

Las zonas de paso (recibidores, pasillos y escaleras), al igual que las habitaciones infantiles, están muy sometidas a roces y suciedad. Por ello, la mejor opción son también las pinturas plásticas lavables, preferentemente satinadas, que son las que se limpian con mayor facilidad.

4. Baños y cocinas

Ambas son estancias húmedas, lo que no quiere decir que sus paredes no se puedan pintar. Es importante, eso sí, elegir pinturas acrílicas o esmaltes sintéticos específicos para este uso. En caso de problemas de condensación o de mucha humedad, conviene elegir productos antimoho.

5. Exteriores

En espacios exteriores, elegir bien la pintura es muy importante para proteger las superficies de la lluvia, el sol y la contaminación. En este sentido, las pinturas acrílicas son las que menos duración ofrecen. Si la pared muy expuesta a las inclemencias meteorológicas, lo mejor es optar por pinturas de xiloane (son impermeables y antimoho), hidriopolite (hecha a base de resinas y muy resistente) o pinturas al silicato.

Como puedes ver, cada estancia de la casa requiere de un tipo de pintura diferente. Elegir bien priorizando la calidad te ayudará a ahorrar, ya que las paredes se mantendrán en perfectas condiciones durante mucho más tiempo. Así que ya sabes, antes de elegir color o acabado, fíjate muy bien en la composición y el uso indicado de la pintura.

FUENTE: https://www.habitissimo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − tres =