Actualidad y Noticias:

Toda la actualidad del sector inmobiliario la podrás encontrar en nuestra sección de noticias.

Protege tu piso de alquiler cerrado

Una de las mayores preocupaciones de los propietarios de pisos de alquiler o de viviendas que, por un motivo u otro, van a permanecer cerrados durante un tiempo es la posibilidad de que entren intrusos en ellas. Rejas en casas bajas o a pie de calle y alarmas son medidas disuasorias elementales. Pero hay otras medidas accesorias que también te ayudarán a mejorar la seguridad de tu casa.

  1. Refuerza puertas y ventanas

Son los puntos débiles, por eso no debes escatimar dinero a la hora de reforzarlos. Lo más adecuado es que la puerta sea acorazada, mucho más difícil de forzar que una blindada. Además, conviene que te fijes en que las cerraduras tengan sistemas antitaladro o antibumping.

En cuanto a las ventanas, puedes instalar un sistema de bloqueo con barras o cerrojos, igual que en las persianas. También puedes valorar la posibilidad de instalar cristales blindados antirrotura en aquellas ventanas que estén más expuestas.

  1. Que no parezca vacía

Es otra de las medidas de protección básicas. Un sencillo temporizador hará que alguna luz se encienda o se apague todos los días. Por supuesto, el buzón debe estar siempre vacío. Otro truco muy eficaz para dar la impresión de que la casa está ocupada es poner unas plantas en la terraza o las ventanas. Hay especies muy resistentes que apenas necesitan cuidados o, en todo caso, sistemas que les proporcionarán el agua que necesitan durante días.

Un consejo básico más que no debes olvidar es pasarte de vez en cuando para subir o bajar las persianas. Puedes aprovechar la visita, además, para dar un repaso a la limpieza y mantener el piso en el mejor estado posible.

¿Pero qué ocurre si no vives cerca de tu piso de alquiler? En ese caso, lo mejor es que dejes una llave a alguien de confianzapara que ‘dé una vuelta’ de vez en cuando. Un buzón llego a rebosar, un cartel con un aviso pegado a la puerta o un felpudo mal colocado durante días pueden dar muchas pistas a posibles intrusos.

  1. Instala sistemas de aviso

Mencionábamos más arriba la conveniencia de instalar una alarma, pero no necesariamente tienes que contratar a una empresa. Una opción más económica es instalar un sistema de alarma con conexión IP. En caso de intrusión, enviarán una señal de alerta a tu móvil.

Otra posibilidad es poner falsas cámaras o carteles disuasorios advirtiendo de la existencia de sistemas de detección de presencia. Y, si puedes, deja también tu contacto a algún vecino para que te pueda avisar en caso de que perciba algún movimiento extraño en torno a tu piso.

  1. No des muchas pistas

Si el piso está cerrado porque aún no has encontrado inquilino debes ser especialmente precavido. Lo primero, olvídate para siempre del típico cartel de ‘se alquila’, no hay mejor llamada para los intrusos que esa. Y, como seguramente tengas el inmueble publicado en portales de Internet o redes sociales, no dudes en tomar las mayores medidas para proteger tu piso. No te confíes.

Fuente: https://www.habitissimo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 13 =