Actualidad y Noticias:

Toda la actualidad del sector inmobiliario la podrás encontrar en nuestra sección de noticias.

¿Por qué la obra seca es la mejor opción para tu piso de alquiler?

Suelos desgastados, revestimientos anticuados, espacios mal aprovechados… ¿Necesitas renovar un piso de alquiler para hacerlo más atractivo? Si eres de los que tiembla con solo pensar en obras, hay una solución perfecta y esa es la llamada obra seca.

¿Pero de qué hablamos exactamente? Empezamos por la definición genérica: obra seca es aquella en la que no se emplean materiales húmedos como cemento o yeso y sí esos otros que van pegados, clavados, encastrados o sobre rieles.

¿Y qué materiales son? Seguro que has pensado en las placas de cartón yeso, pero no es el único. En este tipo de obra también se emplean revestimientos y suelos vinílicos o de linóleo; paneles de madera, corcho o metal; laminados y tarimas flotantes e incluso pavimentos cerámicos (sí, los hay que se pueden colocar sobre los antiguos mediante un sistema de clic).

Con esta variedad de materiales es posible renovar por completo una vivienda. ¿Ventajas? Todas.

Para cualquier estancia y espacio

Con la obra seca vas a poder cambiar suelos, paredes y techos de cualquier habitación, así como cocina y baños sin ningún problema. Por la cantidad de materiales y de acabados, no importa la idea que tengas en mente, podrás llevarla a cabo. Y tampoco importa el estilo que quieras dar a ese piso de alquiler.

Rapidez

Con una obra seca no es necesario levantar suelos ni revestimientos antiguos, los materiales se colocan directamente encima. ¿Qué significa? Que se ahorra una enorme cantidad de tiempo. Incluso aunque quieras hacer una reforma completa, en solo unos días podrás mostrar un piso de alquiler de revista.

Limpieza

Otra enorme ventaja: no se generan escombros, tampoco polvo ni suciedad (o, al menos, en una cantidad infinitamente menor que en el caso de una obra tradicional). Y esto también ayuda a que el piso esté en perfectas condiciones para mostrarse a posibles inquilinos en mucho menos tiempo.

Resultados

El resultado final de una reforma con obra seca en nada tiene que envidiar al de una obra convencional. Suelos y revestimientos pueden ser exactamente igual de bonitos, sofisticados o elegantes que los azulejos, el gres o la piedra natural. De hecho, en algunos casos las imitaciones son perfectas. Y si te preocupa la resistencia, olvídate de ello, si eliges materiales de calidad no habrá ningún problema.

Coste

¿Lo mejor de todo? Que gracias a la obra seca vas a poder renovar ese piso de alquiler por mucho menos de lo que te costaría una obra convencional. Ahorras en mano de obra al no levantar ni suelos ni revestimientos y también a la hora de colocar los nuevos, ya que los materiales de obra seca se ponen con enorme facilidad.

Y también ahorras tanto en los materiales, que suelen ser más económicos, como en licencias y permisos (no tendrás que solicitar licencia por ocupación de vía pública para un contenedor de escombros, por ejemplo).

Ahora que ya sabes por qué la obra seca es la mejor opción para dar un nuevo aire a tu piso de alquiler, ¿te lo vas a plantear? Eso sí, recuerda que, aunque parezca más sencillo que las obras tradicionales, siempre conviene que sea un profesional quien se encargue de los trabajos.

Fuente: habitissimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + nueve =