Actualidad y Noticias:

Toda la actualidad del sector inmobiliario la podrás encontrar en nuestra sección de noticias.

Consejos para evitar las pérdidas de calor en casa

Entre un 5 % y un 10 % del calor de un hogar se pierde por los puentes térmicos. Pero esa cifra puede elevarse mucho más si la casa no tiene un buen aislamiento. Para hacerse una pequeña idea, se calcula que alrededor del 30 % de esas pérdidas se producen por el tejado, un 25 % por las paredes, un 7 % por el suelo y un 15 % por las ventanas y las puertas.

Estas cifras, por supuesto, pueden variar según el tipo de inmueble, pero ya dan una idea de dónde hay que actuar para conseguir rebajar la factura en calefacción.

En algunos casos, como en tejados y paredes, la única solución es un buen aislamiento, lo que supone una inversión a veces elevada. Sin embargo, otras veces esos puentes térmicos los tenemos a la vista y la solución es tan sencilla como eficaz. De ellos hablamos a continuación.

  1. Ventanas

Lo ideal es elegir ventanas con perfiles en PVC o aluminio con rotura de puente térmico y con doble acristalamiento. Pero a veces el problema no está en la ventana en sí, sino en algún pequeño fallo que nos pasa desapercibido.

Por ello, antes de que llegue el invierno, conviene hacer una pequeña inspección para comprobar que no están descolgadas y cierran perfectamente, que no entra aire por ningún hueco y que los burletes no están deteriorados. Precisamente, los burletes son económicos y pueden conseguir que el calor no se escape, sobre todo en ventanas correderas.

  1. Persianas

Las persianas, sobre todo si son térmicas, ayudan a mantener la temperatura interior en casa. Pero a veces no prestamos atención a uno de los puentes térmicos más comunes en nuestras viviendas: los cajones. Acabar con ellos es tan sencillo como colocar en su interior láminas aislantes y sellar las juntas.

  1. Puertas

También por ellas se escapa el calor, y no necesariamente cuando están abiertas. Ese pequeño espacio que queda en su parte inferior es uno de los puntos en los que hay que fijarse. La solución, al igual que en las ventanas, pasa por la colocación de burletes. Y no solo en la parte baja, también en el interior del marco.

Otra cuestión importante es no fijarse solo en esas puertas de acceso más expuestas a la intemperie. Puertas de balcones, terrazas y tendederos también se deben revisar.

  1. Suelo

Las pérdidas de calor son mayores en plantas bajas o con suelos de materiales como el gres o el mármol. Lo ideal sería poner debajo algún aislante o suelos radiantes, pero son soluciones costosas y que requieren de obras. Mucho más sencillo es colocar alfombras, servirán de barrera contra ese frío que llega desde el suelo o el garaje.

En caso de realizar reformas, los suelos de parquet o derivados de la madera son una buena elección, ya que es un material no conductor. Además, en laminados o tarimas flotantes se colocan debajo láminas aislantes.

Un último apunte: en el caso de las paredes, aunque lo ideal sea un buen aislamiento, si esta solución no es viable, hay alternativas. Forrar con madera esas paredes (o incluso el techo en buhardillas) es una posibilidad más asequible. Otra es poner estanterías con libros, también son un apoyo para reducir esos puentes térmicos.

Con estos pequeños consejos conseguirás que tu casa permanezca a una temperatura agradable sin temor a esas pérdidas de calor que elevan la factura de la calefacción. No esperes a que llegue lo más duro del invierno para ponerte manos a la obra y acabar con los puentes térmicos que hay en tu casa.

 

Fuente: https://www.habitissimo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − diecisiete =