Actualidad y Noticias:

Toda la actualidad del sector inmobiliario la podrás encontrar en nuestra sección de noticias.

Tienes 60 segundos para enamorar al comprador

Sé que cuesta de creer pero las investigaciones en neuromarketing dicen que una persona decide en los primeros 60 segundos de una visita a una casa si la va a comprar o no. Y que lo hace de forma inconsciente.

Hay quien maneja entre 60 y 90 segundos.

En cualquier caso es muy poco tiempo y hay que hacer algo para que nuestra visita –interesada en nuestra casa- decida que le gusta y que la va a comprar desde el mismo momento en que le abrimos la puerta.

De eso se ocupan los home stagers como nosotros: no podemos perder el potencial de un recibidor, no podemos descuidar la iluminación, la temperatura y los olores. Porque sólo eso es lo que va a dar tiempo de percibir en los primeros 60 segundos.

¿Tu recibidor está saturado de chaquetas, paraguas, zapatos, bolsos… o cartas y publicidad que has ido recogiendo del buzón? Pues entonces ha llegado el momento de llevarlo todo a un armario donde no quede a la vista.

¿La luz del recibidor es justita? Puede pasar que tú te hayas acostumbrado pero un recibidor tiene que ser luminoso. Plantéate añadir alguna lámpara de sobremesa o, mejor aún, aprovechar para cambiar la bombilla del plafón por una led (para dar la misma luz que una bombilla convencional, vas a necesitar muchos menos watios, lo que te va a permitir tener mucha más luz). 10 watios led te van a dar la luz equivalente de una bombilla convencional de 60w. Con 15 watios alcanzarás la iluminación de una bombilla clásica de 100w (aproximadamente).

Comprueba que la temperatura de tu casa es la adecuada: ni mucho frío ni mucho calor, en cualquier época del año.

Y asegúrate de no haber cocinado nada comprometido ese día (ya sabes: col, pescado, algo con ajo…) y de haber ventilado antes de que llegue la visita (una casa no ventilada tiene un olor particular y no siempre resulta agradable para quienes no viven en ella).

Sí que puedes poner algún pan en el horno (hazte con algunos panecillos congelados del supermercado y mételos al horno veinte minutos antes de la visita). O haz café.

Los ambientadores pueden ayudar si la casa está bien ventilada. Si no, sería mejor no usarlos.

¿Y de qué olor debería ser el ambientador? Algo suave y que recuerde sensaciones agradables de hogar, como la vainilla o el talco.

Si en la casa hay un olor dominante, habrá que ver cuál es el aroma que lo puede compensar. Un home stager profesional puede ayudarte con eso también.

Con todas estas recomendaciones puedes pensar que tienes asegurados los primeros 60 segundos de la visita.

Lo que encuentren después ya es tema para otro post (o cualquiera de los que ya hemos publicado en Entreparticulares).

Nos gustará saber si pones en práctica alguna de estas recomendaciones y si te han servido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 2 =