Actualidad y Noticias:

Toda la actualidad del sector inmobiliario la podrás encontrar en nuestra sección de noticias.

No te saltes los pasos

¿Conoces el refrán “vísteme despacio que tengo prisa”? Puede ser el refrán que mejor va cuando se trata de preparar tu casa para que se venda rápido y a su mejor precio.

En el primer post sobre home staging ya os había contado los pasos del home staging, que siempre son iguales y conviene llevarlos a cabo en el mismo orden (¿qué sentido tiene limpiar para luego entrar a reparar o pintar?).

También hemos dicho alguna vez que hay que valorar el estado de cada casa y que si has pintado en los últimos meses tal vez no haya que repetirlo (es un paso que ya habrás avanzado, antes –a lo mejor- de saber que ibas a vender tu casa).

Puede que en las fotos no se note si te has saltado algún paso (como las reparaciones que estaban pendientes de hacer, por ejemplo) y eso te ayudará a recibir muchas visitas y muchas personas interesadas pero te puedo asegurar que esas personas que van a ver tu casa se darán cuenta durante la visita (salvo que hayas puesto un cuadro encima del desperfecto, en cuyo caso tardará más en apreciarlo).

El post de hoy viene a cuento de que últimamente estoy recibiendo consultas de personas que “sólo” quieren decorar para vender su casa, o sólo quieren amueblarla porque está vacía. Eso está bien porque han entendido que la imagen cuenta muchísimo a la hora de vender una casa. Pero está mal porque lo que quieren es saltarse todos los pasos anteriores, aunque sepan que son necesarios.

La mayoría de las veces, son personas o familias que –por diferentes razones- tienen prisa por vender y creen que yendo directamente al final ahorrarán tiempo y dinero. Pero el home staging no funciona así. Recuerda: “vísteme despacio que tengo prisa”.

De nada sirve decorar en una casa con la pintura de las paredes arruinada o con reparaciones obvias pendientes de arreglar. Así no va a funcionar el home staging, ni para vender antes ni para evitar los “regateos” de precio.

De nada sirve decorar una casa si al abrir la puerta el olor que te recibe no es agradable (recuerda, cosas que provocan olores desagradables: cañerías, desagües, tabaco, algunas mascotas, algunas comidas, zapatos…).

En casos así siempre doy el mismo consejo: si tienes que elegir entre todo lo que hay que hacer, no decores; enseña el piso vacío pero limpio y recién pintado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =