Actualidad y Noticias:

Toda la actualidad del sector inmobiliario la podrás encontrar en nuestra sección de noticias.

La temperatura de tu casa en venta

Estamos a mediados de agosto y tienes tu casa en venta.

Vas a recibir visitas para mostrarla (te recomiendo leer los últimos posts sobre home staging en el blog de Entreparticulares para asegurarte de que las visitas llegan) y casi seguro que hará calor porque es verano.

En las fotos no se aprecian cosas como los olores o la temperatura pero en el momento de la visita, sí. Y ambos pueden ser las claves que marquen la diferencia entre vender y no vender.

Una casa muy calurosa en verano (o muy fría en invierno) puede provocar que la visita dure apenas unos minutos. Debes saber que eso es una mala señal porque cuando alguien está interesado de verdad en una casa, alarga la visita, mira y remira, pregunta, consulta… En realidad, lo que está haciendo es proyectar su vida en esos espacios, y eso es buena señal.

Los áticos son particularmente sensibles a estas temperaturas extremas, tenlo en cuenta.

La temperatura de tu casa ha de ser confortable en todo momento para no provocar que el calor arruine la venta. En verano, asegúrate de que has encendido el aire acondicionado unos minutos antes de que llegue la visita.

Si no tienes aire acondicionado hay algunas cosas que puedes hacer para rebajar la temperatura, además de los ventiladores:

-Si la casa está orientada al este, la visita puede ser en cualquier momento (si bien, cuanto más nos acerquemos al mediodía, más calor hará). Abre ventanas.

-Si la casa está orientada al oeste, intenta que las visitas sean por la mañana. Si son por la tarde, baja algo las persianas y cierra las ventanas –después de haber ventilado, claro- (en pleno agosto y por la tarde, las ventanas abiertas dejan entrar todo el calor del exterior).

-Si la casa está orientada al sur, en verano el sol va tan alto que no entrará directamente por ninguna ventana. En las primeras horas del día, las ventanas abiertas no van a subir especialmente las temperaturas y hasta puede que refresque.

-Si todas las ventanas de tu casa no dan a una misma fachada, ábrelas. Con un poco de suerte, provocarás una pequeña corriente de aire que refrescará el ambiente.

Hay otras cosas que puedes hacer para no incrementar la temperatura:

-Aligera textiles (retira el exceso, intenta que sean de algodón o tejidos ligeros y frescos, retira alfombras…).

-¿Tu casa se ilumina con lámparas halógenas? Invierte (urgentemente) en bombillas led. Para mostrar tu casa, todas las luces deberían estar encendidas antes de que entre la visita, y los halógenos van a subir la temperatura.

-Apaga el televisor desde bastante antes de que lleguen las visitas.

-Procura no hornear nada ese día.

-¿Tienes una terraza? Refréscala con agua varias veces (el primer riego se evaporará muy rápidamente así que riega un par de veces más).

Y, sobre todo, sé realista con la temperatura de tu casa: poco te ayudará pensar “tampoco hace tanto calor”, “es un calor llevadero”, “es que es verano y hace calor”…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 19 =