Actualidad y Noticias:

Toda la actualidad del sector inmobiliario la podrás encontrar en nuestra sección de noticias.

Cosas que personalizan tu casa

Ya habrás oído alguna vez que para vender una casa hay que despersonalizarla pero ¿qué quiere decir eso?

Sencillamente, quiere decir quitarle todos los rastros de tus gustos y tu personalidad.

Tu casa en venta ha dejado de ser tu casa desde el mismo momento en que la publicas en el portal y que sus imágenes están al alcance de cualquiera.

Quien busca piso o casa, se parará en tu anuncio (si sigues los consejos de Marca de Casa, seguro; si no, a lo mejor).  Quien entre en tu anuncio irá pasando por las fotos de todas las habitaciones y espacios (comprueba ahora si has publicado al menos una foto de cada espacio de tu casa; si no, ponle remedio) y tienes que conseguir que le resulten atractivas a la mayoria de personas que buscan una casa de las características de la tuya.

Tu casa no se venderá por ti ni por tus gustos: se venderá porque tenga el precio correcto, porque tenga el espacio necesario y porque esté en el lugar adecuado para la persona que la comprará.

Así pues, haz que cualquiera en esa situación se vea ya viviendo en la que era tu casa y no invadiendo tu espacio y tus cosas.

¿Cuáles son esas cosas que demuestran que es “tu” casa y no la posible casa de los compradores?

-La chapita con tu nombre de la puerta

-El Sagrado-Corazón-de-Jesús en la puerta

-Las fotos de bodas, bautizos, comuniones y viajes donde aparecéis todos los miembros de la familia.

-Las toallas y sábanas bordadas con tu nombre.

-Tus colecciones (dedales, búhos, campanitas, coches en miniatura, chapas de cerveza, sellos, peluches… ¿cuál es la tuya?)

-Las insignias de tu equipo de fútbol (banderines, cojines, posavasos…)

-Los cuadros y objetos religiosos (de la religión que sean)

-Motivos que informen de tu ideología política (chapas, banderines, bolígrafos…)

-La exposición de souvenirs de viajes (propios o regalados)

-Los zapatos a la vista

-Los cepillos de dientes, peines, esponjas…

-Las medicinas (a la vista en mesillas de noche, baños o cocinas)

-Los imanes sobre la nevera

-Los horarios de colegios o citas médicas (en la nevera o donde sea)

-Las puertas de las habitaciones identificadas con los nombres de sus “inquilinos”

-Las puertas de armarios con pegatinas y adhesivos (si hay o ha habido niños en casa, sabes a lo que me refiero)

-Los pósters de tus ídolos de la música, el cine o el deporte (o de tus hijos, o de tus nietos).

Como ves, parecen muchas cosas pero seguramente no las tienes todas a la vez a la vista. Sin embargo, tengo una buena noticia: si tu casa está personalizada con algunos de estos objetos, en menos de dos horas has podido retirarlos todos y tendrás tu casa despersonalizada y lista para fotografiar y enseñar.

¿Lo compruebas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 12 =